13/11/2023
gas

Calefacción sin gas natural, ¿qué opciones existen?

En un amplio porcentaje de las viviendas españolas los sistemas de calefacción son abastecidos mediante el uso de gas natural como combustible, además de utilizarse para otros servicios adicionales como lo son la cocina o el agua caliente sanitaria. Como agencia inmobiliaria en Valencia tenemos vemos cada día como la calefacción del hogar es de gran importancia para los nuevos inquilinos.

Este combustible goza de tan alto grado de aceptación entre los consumidores debido a que presenta una gran capacidad calorífica, a que su precio en el mercado es competitivo en comparación con la mayoría de alternativas y a su fácil acceso en una amplia mayoría de hogares en nuestro país, pues la red por la que se distribuye, consigue alcanzar un alto porcentaje de nuestra geografía.

No obstante, existen localizaciones donde esta red no presenta el acceso necesario para el abastecimiento, por lo que los usuarios no pueden demandar ser abastecidos mediante este combustible.

En los casos en los que las viviendas no presentan acceso al suministro o en los casos en los que los propios consumidores sean los que renuncian a ser abastecidos por este gas, se podrán encontrar alternativas.

En esta entrada hablaremos acerca de dos gases alternativos que presentan distinto modelo de distribución, facilitando así el suministro a zonas más remotas; el butano y el propano.

Uso de butano como alternativa al gas natural

El gas butano es una alternativa que, al igual que el gas natural, representa una opción no renovable de origen fósil, pero con características distintas que facilitan su almacenamiento y distribución, convirtiéndose en una gran alternativa.

El butano es un gas licuado, no tóxico, que no presenta olor ni color, que actúa con mayor grado de eficiencia en climas suaves que en climas fríos.

Entre el butano y el gas natural, encontraremos las siguientes diferencias:

  • El gas natural cuenta con un menor poder calorífico que el butano, pues sus valores son 10,83 kWh/N3 y 26,20 kWh/Nm3 respectivamente.
  • En cuanto a la resistencia a los climas fríos, el gas natural es ampliamente más resistente, pues soporta temperaturas de -160 grados centígrados sin congelarse, mientras que el butano comienza a hacerlo al disminuir de los 0 grados.
  • La distribución del gas natural debe hacerse mediante las canalizaciones subterráneas, mientras que el butano presenta una gran capacidad de almacenaje y distribución, pudiendo hacerse esta mediante bombonas.
  • De manera general, el precio que presenta el butano es más alto que el del gas natural.
  • Respecto a la instalación necesaria, el gas natural precisa de hacerla, mientras que el butano no necesita de instalación de aparatos.

Uso de propano como alternativa al gas natural

El gas propano supone la otra de las alternativas que se desarrollan en este artículo, este elemento presenta la posibilidad de suplir al gas natural en todas las tareas domésticas, al igual que el butano, representando también una energía no renovable con origen fósil.

Este elemento presenta distintas formas de distribución, pues en función de la demanda de combustible, se contará con una u otra opción, disponiendo de las siguientes alternativas:

  • Distribución mediante bombonas de distintos volúmenes
  • Este modelo de distribución está basado en la utilización de bombonas de distintos volúmenes para el almacenamiento y distribución del gas.

Los tamaños más frecuentes de bombonas son los de 11 y 35 kg, pese a que se pueden encontrar muchos más.

El precio que presentan las bombonas será variable, pues las que se encuentran comprendidas entre los 8 y los 20 kg, contarán con un precio establecido por el Estado, el resto de tamaños de bombona comercializados, presentarán un precio de venta libre, como el precio fijado para la bombona Cepsa o Repsol.

  • Distribución a granel
  • En estos casos se precisa de la instalación de un depósito amplio para disponer de un gran almacenaje.

Pensado especialmente para construcciones que demandan grandes cantidades de combustible de manera periódica.

En estos casos, el precio del combustible dependerá de diversos factores, como la compañía elegida, la capacidad de negociación o los descuentos aplicables.

  • Distribución canalizada
  • Este modelo es similar al anterior, pues se necesita de un depósito voluminoso para el almacenaje del combustible, sin embargo, en este caso el almacenaje es para un grupo de viviendas, no para un solo consumidor.

De este depósito se extenderán canalizaciones hasta todas las viviendas, de manera que todos los vecinos son abastecidos por este.

Está destinado principalmente a grupos de viviendas en localizaciones sin acceso al suministro de gas natural.

En este modelo de distribución, el precio también es establecido de manera unilateral por el Estado.

Confía en los consejos de Inmobiliaria Calatayud, tu inmobiliaria de confianza especializada en la compra de pisos, el alquiler de apartamentos en Valencia y el alquiler de pisos en Valencia.

Fuente: Selectra

Leave a Comment

Your email address will not be published.

betoffice

CALATAYUD VTG Inmobiliaria y correduría de seguros en Valencia uses Accessibility Checker to monitor our website's accessibility.

    Concertar cita

    Prueba que no eres un robot + 42 = 48

    Ir al contenido